Nairo salva un susto: “Ha sido un despiste mío”

nairo-quintana-tour-francia-2019-etapa7

Foto: Bettiniphoto

Un primer tercio de Tour de Francia 2019 resuelto sin caídas y con un bloque motivado e intacto. Movistar Team volvió a cubrir sin problemas una jornada para sprinters -la más larga de la prueba, con 230 km entre Belfort y Chalon-sur-Saône- resuelta en favor de Groenewegen (TJV) con un retraso de 45′ sobre el horario intermedio previsto, a causa del viento frontal y una reducida fuga que el pelotón siempre mantuvo bajo control.

Los telefónicos solo hubieron de lamentar un pequeño susto en forma de corte con Nairo Quintana a unos 30 km del final, tras el sprint intermedio del día. Cuatro compañeros se dirigieron a la cola del grupo para llevar rápidamente de vuelta al colombiano al lote, donde concluyó junto a Landa, Valverde y Erviti sin mayor apuro.

El conjunto de Eusebio Unzué se adentrará mañana en el Macizo Central, con una octava etapa camino de Saint-Étienne en la que se superarán siete altos puntuables -el último, la Jaillère (3ª), a 13 del final- y un sinfín de repechos en 200 km de recorrido perfecto para las fugas… e incluso para movimientos de los hombres de la general.

Nairo Quintana: “El corte final ha sido un despiste mío. Paré a orinar y arrancamos rápido, pero se lanzó rápido el grupo tras el sprint intermedio y nos han ido cortando la fila de coches, por lo que no podíamos regresar tan rápido. Por fortuna, el equipo estuvo ahí para respaldarme, no tuvimos problema para reenganchar y gracias a su trabajo el incidente queda en mera anécdota. Toca seguir mirando hacia adelante y afrontar las etapas peligrosas que nos vienen este fin de semana. Son perfiles exigentes y no será fácil manejarse, pero estamos bien y el equipo está haciendo un gran trabajo todos estos días”.

Tour Francia: Groenewegen bate a Ewan por la mínima