Specialized Roubaix Sagan Collection: La ganadoa del segundo Monumento de Peter

peter-sagan-paris-roubaix-2018-5

Foto: BrakeThrough Media / Cycling Images / Specialized

Peter Sagan está construyendo su propia leyenda montado en una Specialized. Si sus tres títulos Mundiales, gran parte de sus más de 100 victorias UCI y sus dos monumentos se los ha dado una Tarmac o una Venge, el portento eslovaco conquistó su primera y ansiada París-Roubaix con una versión personalizada de la versión Roubaix.

Un modelo que para el público sólo es posible adquirir en su versión de freno de disco pero que la marca californiana y bajo los requerimientos de los ciclistas del Bora-Hansgrohe y del Quick Step, ha lanzado en una versión con frenado convencional y sólo para las clásicas.

En sus primeras celebraciones en el velódromo, Sagan se quitó su casco negro S-Works Evade II como si fuera un sombrero, para agradecer a los presentes y a todo el ciclismo la que presumiblemente es hasta la fecha la victoria más importante de su carrera. Posteriormente, cogió su Specialized Roubaix para subirla al cielo y lucir esos colores personalizados en negro mate y color dorado que le han acompañado en esta campaña de clásicas flamencas. Porque él es el chico de oro y de este metal precioso parece estar cubriendo su propio palmarés y también a Specialized como marca.

peter-sagan-paris-roubaix-2018-4

Foto: BrakeThrough Media / Cycling Images / Specialized

Con esta versión única y personalizada para Sagan de la S-Works Roubaix, el eslovaco atacó y pasó los tramos de pavés como nunca, con hambre de gloria y sin percances mecánicos -ajenos a esta o a cualquier otra bici- para llegar victorioso al velódromo junto a Sylvain Dillier. Una versión tan personalizada y personal que incluso cambió el ya estandarizado en el pelotón cambio electrónico Shimano Dura-Ace Di2 por su versión mecánica R9100.

Pero más allá de esta elección lógica -la cadena y los dos desviadores de cambios sufren lo indecible por el traqueteo del adoquín en este tipo de carreras- Sagan montó unas ruedas Roval CLX de 50 milímetros de perfil con los tubulares específicos de Specialized ‘Hell of the North’ de 28 milímetros, aunque algunos ciclistas llegaron a utilizar un balón de 30 milímetros.

peter-sagan-paris-roubaix-2018-3

Foto: BrakeThrough Media / Cycling Images / Specialized

A lo largo de la carrera no pasó desapercibido el genial gesto de Sagan de aflojar con una llave su propia potencia de manillar, unaZipp Sprint SL que sujetaba el manillar Pro Vibe, fabricado por Shimano. En un momento crítico de carrera, decidió que tal vez era mejor para él sortear los últimos tramos de pavés con menos presión para ayudar a la conducción de su bici y aparentemente tratar de absorber mejor las vibraciones. Aunque el propio cuadro Roubaix de Specialized ya cuenta con el sistema antivibraciones ‘Future Shock’, implementado en la bici más endurance de la firma californiana y que el tricampeón del mundo ha llevado a lo más alto.

Al margen de su Specialized Roubaix, Sagan lució el ya citado casco Specialized Evade II, el mismo que le acompaña durante las últimas temporadas y también las zapatillas S-Works 7. Pero lo que más luce un campeón de la magnitud de Peter Sagan es su maillot de campeón del mundo, y ya que pocos ciclistas vestidos con el arcoíris reinan en el velódromo más emblemático, Sportful se apuntó otro gran tanto y ha ganado su segundo Monumento en lo que va de temporada con su traje de una sola pieza Pro Road Suit.

Vídeo: Los mejores momentos de la París-Roubaix 2018

Specialized Roubaix

Test Zikloland Sportful Bodyfit Pro Road Suit: Atrévete a ser cien por cien aero

Specialized S-Works Tarmac SL6: Otra victoria monumental

Merida Reacto: El arma aero de Nibali para ganar en San Remo

Galería