Campenaerts y los otros ganadores del récord de la hora

Victor Campenaerts

Foto: Ridley Bikes

A diferencia de las últimas tentativas, desde Jens Voigt hasta Sir Bradley Wiggins, del renovado récord de la hora de la Unión Ciclista Internacional (UCI), el velódromo mexicano de Aguascalientes de México donde Victor Campenaerts rompió la marca de Wiggins y entró en la historia del ciclismo con sus 55,089 kilómetros, lucía unas gradas completamente vacías.

Fue una decisión de los preparadores del belga, no lo suficientemente explicada por los canales de comunicación oficiales del propio equipo Lotto-Soudal pero sí con el propósito de que la ausencia de espectadores en las gradas mantuvieran las condiciones ideales de humedad y temperatura para que el ‘Mostacho volador’ pudiera hacerse acreedor del récord.

¿Por qué lo del público? Pues por la sencilla razón de que los intentos más recientes de Wiggins o Alex Dowsett, ambos en Reino Unido, fuero todo un espectáculo de masas y televisivo. Pero si en algo coinciden todos estos récords de la hora y también sus tentativas fallidas, es que se han convertido en un escaparate ideal para las marcas y patrocinadores de cada corredor: ahí están las enormes similitudes.

En el caso de Victor Campenaerts la marca de bicis Ridley que suministra al equipo Lotto-Soudal también ha tenido su cuota de éxito. Primero, replicando un cuadro contrarreloj a medida y adaptado a la pista de su modelo TT Dean Fast y que ha tenido meses de estudio y prueba-error trabajando con el ciclista en el túnel del viento. En este sentido Campagnolo con sus ruedas lenticulares Ghibli y sus bielas Super Record, con un desarrollo elegido finalmente de un plato de 63 dientes y un único piñón de 14 dientes, tras probar otras combinaciones en los días previos a la tentativa.

Y los ganadores de este récord de la hora de Campenaerts también son el casco HJC (modelo Adwatt, sin visera frontal a elección del ciclista como siempre hace en las etapas contrarreloj), así como sus zapatillas (modelo G.Style) y calcetines de la firma italiana Gaerne, efectivamente la misma que suministra a su propio equipo. En este sentido cabe recordar que por normativa UCI no se pueden utilizar cubrezapatillas en estas tentativas del récord, como por ejemplo sí vemos en etapas contrarreloj.

Victor_Campenaerts_Ridley_Arena_TT_15

Foto: Ridley bikes

Todo, absolutamente todo desde su buzo de la marca Vermarc hasta el último detalle del cuadro ha sido elaborado y confeccionado a medida. El casco HJC Adwatt fue hecho tras tomarle las medidas y someterlo a varios estudios para que mejorar sus condiciones de enfriamiento en el interior de su cabeza durante esos sesenta minutos de agonía, ya que en esa zona y con el casco puesto se genera muchísimo calor y sudoración.

Campenaerts no utilizó ningún tipo de guantes, de hecho no los lleva prácticamente nunca cuando corre en ruta: «Aerodinámicamente, la ventaja de los guantes es mínima. Pero también es una opción a favor de las condiciones de enfriamiento. Las venas son superficiales alrededor de tus muñecas, por lo que tú eres capaz de perder el calor muy bien allí”, fue su explicación. Además, no movió la posición de antebrazos y mano salvo en los quince segundos iniciales tras la arrancada, por lo que no es necesario esta prenda que nos proporciona agarre sobre el manillar.

Victor_Campenaerts_Ridley_Arena_TT_13

Foto: Ridley bikes

Relacionado a la ausencia de guantes también está la elección del ciclista de utilizar ese buzo de manga corta: “La diferencia aerodinámica con mangas largas es realmente limitada. De nuevo, prefiero optar por mejorar las condiciones de enfriamiento en temperaturas de alrededor de treinta grados, y para ello, Vermarc y yo hemos puesto mucho esfuerzo en esto para conseguir el traje más rápido posible «, comentó en su diario personal en la web de Ridley.

¿Y la bicicleta en sí?

A estas alturas, quienes siguieron el antes y el durante del asalto al récord de la hora de Campenaertes ya saben que el nombre de la bici ‘The Flying Moustache’ fue el nombre elegido en una votación realizada por aficionados en la página web de la televisón flamenca Sporza.be. Pero más allá de este llamativo nombre, incluyendo detalles de ese mostacho en el tubo superior con la leyenda ‘házlo en sesenta minutos’, llama la atención el hecho de que el diseño de manillar es una especie de réplica exacta de sus brazos. Es decir, las zonas donde apoya la zona de los codos/antebrazo es un molde de esa parte de su anatomía.

Victor_Campenaerts_Ridley_Arena_TT_8

Foto: Ridley bikes

Victor_Campenaerts_Ridley_Arena_TT_9

Foto: Ridley bikes

Y es que durante sesenta minutos no cabía ningún movimiento de los mismos, como tampoco de su espalda o de su cuello, salvo cuando miraba de reojo un segundo las referencias que le iban pasando desde la ‘pelousse’ del velódromo de Aguascalientes.

Ridley se congratula que desde que fichó por el equipo Lotto-Soudal, los continuos cambios de posición de un ciclista que apenas mide 174 centímetros y que en forma pesa 72 kilogramos le han valido para mejorar un 5% su rendimiento aerodinámico. Todo suma y más para batir un récord en el que cada metro y cada segundo contaba y que además lo acabó superando con solvencia.

Si alguien sigue preguntándose por la normativa UCI en cuanto a las bicicletas para batir este tipo de récords de la hora y que los diferencian de los de la época de Chris Boardman, Tony Rominger o Miguel Indurain, es que desde el año 2014 la máxima autoridad del ciclismo homologó unas bicicletas que fueran similares a las de pruebas de persecución en las pruebas de ciclismo en pista. Ni ruedas delanteras con menor diámetro ni manillares o posiciones exageradas como las de Ondrej Sosenka, Graeme Obree o el propio Boardman que los más veteranos tenemos grabadas en nuestra memoria.

Victor_Campenaerts_Ridley_Arena_TT_1

Foto: Ridley bikes

Campenaerts y Ridley han sabido contar de forma divertida y brillante los preparativos y todos estos detalles del récord de la hora: desde que se gestó como una especie de apuesta hasta los dos largos meses entrenando en Namibia para aclimatarse al calor y a la altitud de 1.900 metros de la ciudad mexicana. Además, allí mismo lo batió Eddy Merckx en 1972, por lo que todo tiene su simbolismo.

Bicicleta Ridley ‘Flying Moustache’

Equipación durante la prueba 

Web genérica del récord de Campenaerts 

El vídeo completo del  récord de la hora: