El “largo camino” de Edu Prades al WorldTour

edu-prades-movistar-2019-1

Ha sido un camino largo para Eduard Prades, que esta temporada competirá por primera vez en el WorldTour. Después de un gran 2018, el Movistar Team llamó a su puerta y ahora defiende el azul ‘telefónico’. Ya debutó en el Tour Down Under y ahora tendrá, en principio, un calendario “alternativo” a las grandes vueltas.

Prades se confiesa “muy contento” por ese debut en la máxima categoría en Australia. Ahora, “quizá demasiado tiempo después”, disputará el Tour de la Provence. Una carrera cuya crono inaugural le “penaliza”, pero quiere “luchar por cada etapa” por el tipo de ciclismo que impera en Francia, más parecido a las clásicas. Precisamente, confirma que el equipo le ha pedido “estar delante” en esas carreras donde no hay “un líder definido”.

Sin embargo, si tiene que elegir una carrera que le gustaría disputar se decanta por las Ardenas. Amstel, Flecha o Lieja: “Son pruebas que me han gustado siempre”, comenta, desvelando además que no hará ninguna de las tres grandes. “Tampoco me interesa este año”, dice, porque los liderazgos están muy definidos entre Valverde, Quintana y Landa. Por eso tiene “más sentido” un calendario alternativo para él.

prades-ruben-fernandez-down-under-2019

Foto: Bettiniphoto

Prades, si se pone a soñar, quiere conseguir una victoria con un equipo de la máxima categoría del ciclismo. Pero, si no lo logra, se sentirá recompensado si consigue “aportar y ayudar a que otros del equipo ganen”. Además, considera que la gran diferencia entre el WorldTour y el escalón inferior es que hay “más recursos”, pero ambos funcionan “muy similar” a nivel de organización. Y, en lo deportivo, “en cada carrera te juegas algo” por lo que en ambos

De hecho, el catalán no olvida su año en el Euskadi-Murias, una temporada donde ha logrado victorias en Noruega, Turquía: “Me lo pasé muy bien, disfruté, aprendí y crecí mucho. Es de los mejores recuerdos que tengo en el ciclismo”, concluye.

Prades empezó en el Andorra-Grandvalira allá por el año 2009. Tras recalificarse amateur, volvió en las filas del OFM-Quinta da Lixa portugués  -actual W52-FC Porto- en 2013, ganando el Trofeu Joaquim Agostinho-GP Torres Vedras. Tras dos temporadas allí pasó al Caja Rural, donde militó de 2015 a 2017 con cuatro triunfos: una etapa en la Volta a Portugal, la Coppa Sabatini, el GP Beiras y el G.P. Philadelphia. En 2018 fichó por Euskadi-Murias, donde ha ganado el Tour de Turquía y el Tour de Noruega.