Insausti, a la Fundación Euskadi: “Pocas cosas me han hecho tanta ilusión”

insausti-bahrain-merida-tour-japon-2017-8ª-etapa-2

Insausti, vencedor en Japón Foto: Bahrain-Merida.

La Fundación Euskadi abre la puerta a Jon Ander Insausti (1992) que cierra la plantilla del equipo vasco que preside Mikel Landa. El ciclista guipuzcoano será una de las referencias de la formación continental después de su paso este año por el Bahrain-Merida.

La Fundación Euskadi contará por tanto con 12 corredores en su regreso al pelotón profesional: Ion Ander Insausti (1992, Bahrain-Merida), Egoitz Fernández (1992, Team Ukyo), Ricardo García (1988, Kinan), Peio Goikoetxea (1992, Ampo), Iker Azkarate (1994, Caja Rural-RGA), Txomin Juaristi (1995, Baqué-BH), y los seis que dan el salto desde la Fundación Euskadi amateur, Juan Antonio López-Cózar (1994), Mikel Alonso (1996), Ibai Azurmendi (1996), Marc Buades (1996), Diego López (1997) y Gotzon Martin (1996).

Este 2017, Insausti solo había competido 41 días en el Bahrain-Merida en el que recaló después de dos años en el Euskadi-Murias (2015-2016). “Estaba en una situación un poco delicada. La verdad es que veía cómo salían proyectos en casa y me daba una alegría para que los jóvenes tengan ilusión. Y que me llamase Mikel (Landa) personalmente… Pocas cosas me han hecho tanta ilusión en la vida. No me lo esperaba. Me sentí eufórico. Sí que me veía fuera del ciclismo, que estaba muy complicado poder seguir. Lo tenía asumido. Esa llamada de Mikel me hizo pasar de estar cansado del ciclismo a decir ‘mañana vuelta a trabajar que estoy más contento que nunca’”, destaca.

bahrain-merida-presentacion-2

Con Moreno, Visconti e Izagirre en la presentación del equipo. Foto: FB Bahrain-Merida

Insausti es el último en llegar a la nueva Fundación Euskadi que impulsan Orbea y Etxeondo. “El proyecto parece espectacular y yo estoy encantado. Siempre me he sentido muy identificado con el ciclismo vasco, aunque no he tenido contactos con la Fundación, y he tenido esa envidia de los que hayan podido salir de ahí. Y, mira, ahora cuando menos me lo esperaba me ha salido la oportunidad de ser parte de este proyecto. Si hacemos todo bien, irá todo rodado y será mejor para todos. Espero que todo esto sea lo más grande posible para todos, para los que estamos y para los que estén, para toda la gente que lo sienta”, certifica.

Sin duda, le ha faltado regularidad y continuidad los tres años anteriores. “No es por poner excusas, pero he tenido mucho inconvenientes. El primer año después de Cholet -fue 2º en 2015- tuve un citomegalovirus y eso te trunca la progresión. Vuelves con la presión de volver a demostrar otra vez. El año pasado me rompí el brazo, fue otro parón, otra vuelta a empezar, siempre a contrapié y sí que echo en falta una temporada en la que me salgan bien las cosas desde el principio y ver hasta dónde puedo llegar. Ahora me siento bien, me siento corredor, estoy contento y espero dar lo mejor de mí; espero que sea la definitiva. Pienso que estoy preparado para lo que me pidan”, afirma.

Ahora, será uno de los veteranos de la Fundación Euskadi a sus 24 años -25 en diciembre- y una de sus referencias en la carretera, rol que asume. “Cuando vas a correr te olvidas de la categoría que tienes y vas a ganar. Yo creo que estoy en una edad en la que me siento capacitado de poder ganar alguna carrera, de estar adelante. La ambición es la que te hace progresar en este mundo y hay que ir a comerse el mundo, con respeto. Eso es lo que te hace quitar el miedo al profesionalismo y subir escalones”, recuerda.

Su balance de su debut en el WorldTour con el Bahrain-Merida es agridulce. “Al principio empecé mal, con una lesión, tenía mucha presión y no me estaban saliendo bien las cosas. Poco a poco, pude hacerme un hueco y di un buen nivel, pero ya sabemos cómo funcionan los equipos y a mitad de temporada estaban pensando más en el 2018 y no contaron mucho conmigo. Así son las cosas y así hay que afrontarlas”, resume. Pese a todo, alcanzó una victoria en el Tour de Japón. “No es lo mismo correr con WorldTour que estar en un WorldTour y ha sido una experiencia muy positiva, satisfactorio para el futuro; he aprendido muchísimo. Ganar en Japón no es ganar en Europa, pero para mí fue una ilusión, ni me lo esperaba. Me dio mucha tranquilidad y una enorme satisfacción”, finaliza.

Txomin Juaristi da el salto con la Fundación Euskadi

Egoitz Fernández regresa a la Fundación Euskadi

Peio Goikoetxea, un dorsal profesional con la Fundación Euskadi

Iker Azkarate encuentra su recompensa en la Fundación Euskadi

Ricardo García, de Japón a la Fundación Euskadi

La Fundación Euskadi da la alternativa a seis