David Lozano: “Si me ofrecen volver a Ruanda, no me lo pienso”

david-lozano-tour-rwanda-2018

Lozano, en acción en Ruanda, donde ganó una etapa. Foto: Team Novo Nordisk

De un país como Ruanda sabemos más bien poco salvo, por alguna que otra foto que acaba dando la vuelta al mundo –ciclistas-, que hay una afición desmedida a la bicicleta, pese a ser un país sin una enorme tradición a nivel mundial. Y un corredor como David Lozano, que medio en broma medio en serio ‘picó’ a su manager Phil Southerland para ir, ha encontrado en esta remota nación africana su primera victoria como ciclista profesional. Una etapa en el Tour de Ruanda (2.2), carrera de la que viene hablando maravillas.

“Todo esto fue un poco lío. La había oído nombrar mucho, porque el Devo Team –la estructura de formación del Team Novo Nordisk- va cada año. Le dije medio en broma a Phil –Southerland- que nos llevase a nosotros y me dijo que movería hilos. Todo quedó ahí, pero en febrero nos lo confirmó”, rememora el de Terrassa. Y cuál fue su sorpresa cuando tomó la salida: “Está muy bien organizada, la gente es tremendamente respetuosa. Supongo que los aleccionarán, pero saben perfectamente cómo funciona una carrera ciclista. Y desde luego, no me cabe duda que el Tour de Ruanda es un acontecimiento para el país, porque todo el mundo sabía cómo iba la carrera, quién se ponía de líder… y luego las carreteras estaban perfectas y tremendamente limpias. Estoy muy sorprendido y para bien”.

Otra cosa que le impresionó fue la cantidad de público: “He estado en pruebas como San Remo y sé de lo que hablo. Ya quisieran las carreras del WorldTour que he corrido tener la mitad de público que Ruanda. Es increíble”, comenta. En lo deportivo, la victoria vino como consecuencia de dos objetivos frustrados, porque realmente David tenía otras etapas en el punto de mira: “Yo en realidad buscaba la tercera y sexta etapas, que me venían mejor. En la tercera etapa tuve algunos problemas de estómago, y con todo fui segundo. Eso me dejó un punto de rabia. Luego la sexta acababa en alto y fui el mejor de los favoritos, pero delante llegó la fuga, así que con el cúmulo de cosas estaba algo cabreado”, rememora Lozano.

Así que decidió jugársela. El libro de ruta marcaba 30 kilómetros de subida que, en realidad, eran varios tramos con descansos: “A mí los puertos de 10 o 12 kilómetros me quedan largos, pero la media montaña la paso bien. Aquel día terminábamos en un puerto que en realidad eran puertos pequeños de cuatro-cinco kilómetros alternados con llanos e incluso bajadas. Entré en un grupo de cinco y el tercero de la general se cortó, así que podía entrar en podio. Nos entendimos bien delante, pero atrás también. Saltó uno de la fuga y, cuando lo cogimos, arranqué yo. Faltaban cuatro a meta, todo subida, y ya fue agachar la cabeza y seguir hasta que aguantase”.

La victoria en tierras ruandesas han sido una revelación: Se puede ganar una carrera profesional y convivir a la vez con la diabetes: “Es la confirmación de que sí se puede. Acabar San Remo está muy bien y tiene valor, pero la gente quiere hechos. Y demostrarles que se puede ganar es la hostia. Además ha tenido una repercusión bastante grande, y en cierto modo es normal porque hay muchas familias afectadas por la diabetes”.

Lozano tuvo presencia en fugas en el calendario español. Foto: Vuelta a Aragón

Pese a no haber competido demasiados días, considera que ha dado un buen paso adelante en su carrera al hacerse “más constante” que en temporadas anteriores. Y, aunque reconoce que ha faltado “un poco de continuidad en el calendario”, también admite que de no ser por eso, no habría podido profundizar en ciertos entrenamientos que antes no podía hacer con tanta competición: “He podido entrenar en altura, hacer trabajo más específico de fuerza. En carrera notaba la falta de ritmo los primeros días, pero luego sí tenía ese ‘punch’ para poder estar delante cuando se hacía la selección definitiva”. Un paso importante.

Así que Lozano, que sueña con correr la París-Roubaix “por pasión” aunque el trazado no le vaya bien “en nada” y la Volta a Catalunya por ser la de casa en las carreteras donde ha “nacido y crecido”, tendrá la oportunidad de seguir creciendo en el Team Novo Nordisk en 2019. Y admite algo curioso. Prefiere ir renovando año a año: “Bastante sufrido es este deporte de por sí, como para tener que estar comprometido con un contrato largo. Si firmo dos o tres años corro el riesgo de que, si por el motivo que sea pierdo la ilusión y las ganas, tengo que seguir porque lo he puesto en un papel. Por compromiso. Yo quiero seguir en el ciclismo muchísimos años más, pero por pasión. Estoy muy a gusto en Novo Nordisk, y muy agradecido. Quiero seguir aquí, pero año a año y con ilusiones renovadas”, reflexiona el catalán.

Foto: Team Novo Nordisk

Ahora se encuentra arreglando documentación, porque el mes de octubre será cargadito: “Iremos a China, al Tour de Taihu Lake, y luego haré la Japan Cup. Estoy tramitando un visado algo más largo porque está la posibilidad de hacer el Tour de Hainan. Así tampoco me paso tanto tiempo sin competir y el parón no es tan largo”. Ruanda, Estados Unidos, China, Japón… el mundo se queda pequeño para un ciclista que ha logrado estrenar su palmarés profesional en tierras africanas y para el que la pasión por lo que hace está muy por encima del dinero.

David Lozano seguirá en el Team Novo Nordisk en 2019