Burgos-BH, “con otros objetivos” en Castilla y León tras el periplo WT

Burgos-BH, “con otros objetivos” en Castilla y León tras el periplo WT

Foto: @PhotoGomezSport

La XXXIII edición de la Vuelta a Castilla y León (20, 21 y 22 de abril) contará un año más con la presencia del equipo de casa, el equipo Burgos-BH. Superadas las dos pruebas de categoría World Tour (Volta Catalunya e Itzulia) el equipo afronta la ronda castellanoleonesa con otros objetivos.

El nivel no será tan alto como en estas últimas carreras y el dominio que ejercían los equipos World Tour se reducirá notablemente. De esta manera, el conjunto burgalés llega con la intención de asumir un mayor protagonismo en los más de 500 kilómetros que recorrerá la ronda.

El abulense Diego Rubio y el burgalés Adrián González correrán en casa. El primero, a pesar del accidente que sufrió hace tres semanas, mantiene el buen estado de forma que demostró tener en Cataluña, mientras que el segundo vuelve de disputar GP Beiras (Portugal) y sumará a buen seguro combatividad al equipo.

Otros cinco corredores completan la nómina: Jordi Simón, Óscar Cabedo, Matvey Mamykin, Pablo Torres y Dani López, quien tendrá dos buenas oportunidades para demostrar su punta de velocidad al sprint.

La prueba se presentó como conmemoración del Año Jubilar Teresiano y transcurrirá por algunas de las ciudades donde Santa Teresa dejó su impronta. La primera etapa con salida en Alba de Tormes y llegada en Salamanca constará de 182,4 kilómetros que se resolverán previsiblemente al sprint.

La segunda unirá las localidades de Valladolid y Palencia (178,3 km) y el viento, como en la primera, será determinante. Y la última, entre Segovia y Ávila (165,6 km), una etapa cuyo perfil refleja mejor que ninguna la orografía a la que los ciclistas habrán de enfrentarse.

La Fundación Euskadi, con ganas para Castilla y León