“20 años de pocas palabras y muchos sentimientos”: Haimar Zubeldia dice adiós

zubeldia-trek-segafredo-2017-5

Zubeldia, en el Tour 2017. Foto: Kristof Ramon / Trek-Segafredo

Haimar Zubeldia pondrá fin a una ejemplar carrera profesional de 20 temporadas en la Clásica de San Sebastián que se disputa el 29 de julio.

El ciclista del Trek-Segafredo, de 40 años, cierra así su ciclo como corredor, después de “20 años de pocas palabras y muchos sentimientos”, según escribe en su comunicado de despedida.

Zubeldia corrió once temporadas en el Euskaltel-Euskadi (1998-2008) y cambiar a Astana (2009), RadioShack (2010-2013) y Trek Factory Racing (2014-2017), y superar un problema cardiaco en 2012. “Euskaltel, Astana y Trek han sido mi  familia y me han permitido vivir experiencias inolvidables”, afirma.

Una trayectoria en la que, destaca que ha sido “un privilegio compartir pasión y profesión con grandes ciclistas” y en la que ha vivido “momentos mágicos”.

“He sido muy feliz pero ahora me apetece abrir la puerta a otros sueños“, certifica.

zubeldia-trek-segafredo-2017-3

Zubeldia, en el Tour de California este año. Foto: Bettini / Trek-Segafredo

En total, acumula 29 grandes vueltas, 16 ediciones del Tour, 12 de la Vuelta y una del Giro. En la ronda francesa ha logrado sus mejores resultados, cinco veces entre los diez primeros del Tour, quinto en 2003, octavo en 2006, cuarto en 2007, sexto en 2012 y octavo en 2014.

En su palmarés, se distinguen cuatro victorias, una etapa y la Euskal Bizikleta en 2000 y una etapa y el Tour l’Ain en 2010.

Carta completa:

Después de tantos kilómetros y  pedaladas ha llegado el momento de anunciaros que me despido del ciclismo en la Clásica de San Sebastián.

Con  20 años y de la mano del equipo Euskadi llegué al pelotón de Pantani, Zulle, Olano y Jalabert cargado de ilusiones.

20 años de momentos mágicos como los vividos entre otros con Ullrich, Basso, Lance y Beloki.

20 años después, me pondré el último dorsal en el pelotón de Froome y Contador.

Ha sido un privilegio compartir pasión y profesión al lado de estos grandes ciclistas.

Euskaltel, Astana y Trek han sido mi  familia y me han permitido vivir experiencias inolvidables: la txapela de la Euskal Bizikleta, coronar puertos del Tour en cabeza o el pódium por equipos en París.  Todo ello con el cariño de la afición en cada curva.

A todos los que me habéis apoyado estos años y a mis padres, a Kepa, a la grupeta, a Paco, a Nazabal, a mi hermano, a Josune y a mis dos hijas; gracias por crear esto conmigo.

20 años de pocas palabras y muchos sentimientos. He sido muy feliz pero ahora me apetece abrir la puerta a otros sueños.

Gracias y espero daros un abrazo infinito a todos en la Clásica.

Galería