Zikloland

La guerra Carapaz – Ineos – Movistar Team

Foto: Unipublic / Photo Gomez Sport

La penúltima etapa de la Vuelta a España en La Covatilla ha generado una catarata de comentarios en redes sociales sobre una posible venganza del equipo Movistar Team contra Richard Carapaz y/o contra el equipo Ineos. Pero, ¿de dónde viene esa guerra? Estas son las claves.

Movistar Team viene acumulando en los últimos años el lógico malestar de ver a Sky/Ineos pescando entre sus filas. Ciclistas como David López, Beñat Intxausti, Vasil Kiryienka, Jonathan Castroviejo han cambiado la estructura de Eusebio Unzue por la de Dave Brailsford. Sin embargo, el salto más conflictivo fue el de Andrey Amador.

En plena guerra por la salida de Richard Carapaz, el ciclista Amador decidía marcharse a Ineos a pesar de tener un contrato firmado con Movistar, incluso el equipo hizo oficial esa renovación. En esos casos la Unión Ciclista Internacional es tajante y obliga a que exista un acuerdo entre todas las partes para autorizar que un contrato pueda ser roto.

Carapaz, en el Tour, con Amador al fondo .Foto: Ineos Grenadiers

Movistar se mantuvo en sus trece y exigió que si Amador quería marcharse, tuviera que pagar una indemnización. Y eso es lo que acabó ocurriendo. En Movistar esa ruptura dolió mucho, pero no dejó de ser la gota que colmó el vaso de la paciencia. El verdadero conflicto había comenzado unos meses antes y con Carapaz como protagonista.

El ecuatoriano Richard Carapaz fue fichado para el equipo amateur Lizarte por parte de Eusebio Unzue. Ese mismo verano ya le dejaron formar parte del equipo Movistar como stagiare y en 2017 ya fue profesional. Su proyección acabó siendo meteórica y Movistar le planteó una mejora de contrato tras su cuarto puesto en el Giro de Italia de 2018, pero que no colmaba de lejos las aspiraciones económicas del ecuatoriano quien también buscaba una planificación deportiva y un calendario estables. Las diferencias en ese punto eran importantes y los meses fueron pasando.

Finalmente, Carapaz corrió el Giro de 2019 y lo ganó de forma más que brillante. Su cotización se disparó, muy por encima de su contrato entonces. Poco después Movistar conocía que el corredor había firmado con Sky/Ineos para 2020, sin sentarse a negociar una posible renovación. Eso precisamente fue lo que más dolió en el seno del equipo telefónico. La realidad es que el poderío económico y de estructura del ahora Ineos Grenadiers está por encima no solo del Movistar Team, sino del resto de equipos del WorldTour.

Foto: Ineos Grenadiers

A lo largo de la trayectoria del equipo Movistar, son muchos los corredores que se han marchado, como es lógico en un equipo con más de dos décadas de historia. Pero, desde la perspectiva del equipo, la sensación fue de irse sin sentarse a escuchar una oferta y sin permitir que Movistar hiciera un planteamiento económico y deportivo, y es lo que verdaderamente dinamitó la relación.

Desde el punto de vista de Carapaz, la oferta económica y deportiva del Ineos era irrechazable y este 2020 ha mostrado su felicidad con el cambio, tal y como confirmó ayer en sus declaraciones en La Covatilla. Sin duda, es feliz, no hay más que seguir sus mensajes en las Redes Sociales, se ha adaptado y ha encontrado lo que buscaba: una estructura enorme y objetivos deportivos individuales y colectivos que le colman, y ciertamente un contrato hasta 2022 que le ofrece estabilidad y a la altura de sus ambiciosas expectativas.

A partir de ahí, Eusebio Unzue decidió que no quería trabajar más con el representante Giuseppe Acquadro, puesto que considera que este manager siempre favorece los intereses de Sky/Ineos. La guerra no había hecho más que empezar y fue el origen del verano más convulso de la historia. La etapa de la Covatilla ha sido el penúltimo capítulo en este enfrentamiento… que seguro que sigue sumando episodios en los próximos meses y años.

Carapaz y su salida del Movistar Team: «No soy desleal»

Eusebio Unzué: «Me dolió la salida de Carapaz»