Óscar Pujol del asfalto a la “diversión” del barro en Elorrio

pujol-2017-ciclocross

Foto: Alfonso Blanco

Adiós y hola. Sin descanso. Así pasa Óscar Pujol de una temporada a otra. Recién aterrizado procedente de China donde ha disputado el Tour de Hainan ya piensa en el barro de este domingo de Elorrio.

Una vida “sin pausas” que le hace conectar, desde hace ya cinco temporadas, la carretera con el ciclocross y, de nuevo, con la carretera. “Lejos de ser estresante, me sirve para desconectar y mantener un buen golpe de pedal en el inicio de temporada”, ha señalado el corredor vallisoletano que hace un balance positivo, aunque con algún matiz, de su final de campaña con el Team Ukyo.

“En líneas generales estoy contento porque en el Taiwan Kom solo me ganó Nibali después de un bonito duelo y aguantarle buena parte de la subida. En la Japan Cup la lluvia lastró posibilidades y en Hainan he acabado el noveno pese a ser una vuelta más para velocistas que para mí, porque no ha habido mucha dureza”, ha resumido.

No obstante, sí que acaba satisfecho de lo que ha sido el global de su campaña en Japón con la victoria en el Fuji y en la general de la ronda nipona que es, para el equipo, la prueba más importante del año. “Estoy satisfecho porque he cumplido donde tenía que hacerlo, con una nueva victoria en el Monte Fuji, que para mí tiene mucho de especial, en el Tour de Japón”, ha señalado para avanzar que seguirá “un año más” en el Team Ukyo. “Cada año me encuentro mejor, gestiono con más acierto mis impulsos en carrera, me gusta entrenar, disfruto de la bici y quiero ayudar a crecer al equipo que sigue con la intención de disputar algún día, esperemos que pronto, las mejores carreras del calendario europeo”, ha puntualizado.

Y ahora le espera el barro con su proyecto del PoloandBike-Taymory que, junto con Israel Castañeda, echó a rodar el pasado año y donde sumaron siete victorias. “Para mí esto es diversión, me hace desconectar, aunque desde luego quiero ganar”, se ha sincerado el vallisoletano que debutará este domingo en Elorrio. “Me falta el feeling con la bici y la frescura con la que llegan todos mis rivales, pero con el paso de las carreras lo iré adquiriendo para intentar mejorar lo que se consiguió el año pasado”, ha puntualizado.